Publicado el Deja un comentario

Mendoza desde la vista de un turista.

Mendoza es una de las más lindas ciudades de Argentina, pero no tan reconocida como tal para los turistas y es una pena ya que presenta muchos secretos que hacen que después de visitarla sea difícil de olvidar. Llegando desde Santiago de Chile, cruzando los nevados Andes. Y tener la posibilidad de admirar el Aconcagua que no es algo de todos los días.

Desde Santiago a Mendoza hay 350 kilómetros de distancia, recorrerlo nos llevó aproximadamente 6 horas sin contar diversas paradas que hicimos por el camino.

La ciudad fue creada alrededor del año 1550 justamente con el propósito de ser el establecimiento más cercano al punto de cruce por los Andes, para no tener que hacer todo el viaje de un tirón. Su es gente agradable y tranquila, muy emprendedora y con una gran orientación vocacional al turismo: les encanta enseñar la riqueza de su provincia.

Dependiendo de tu tiempo disponible para visitar, la ciudad ofrece diferentes posibilidades, pero yo no me iría de ella sin haber realizado al menos las siguientes cosas:

Visitar una bodega, y si tu presupuesto y tu tiempo te favorecen, quedarte a comer en ella. Preparan diferentes menús degustación que además de envolverte en la gastronomía argentina, te permite conocer a otros viajeros y también a las personas locales que te explican la tradicional elaboración del vino mendocino.

Visitar viñedos en Mendoza

Acercarse a algún establecimiento donde se elaboran distintos tipos de aceites y degustar las especialidades que proponen con diferentes aromas.

Visitar Villavicencio, que además de ser un bonito pueblo es el lugar donde se encuentra la mayor reserva natural de agua dulce de Argentina y una de las más grandes del mundo. La zona se encuentra a más de tres mil metros sobre el nivel del mar y sus paisajes son fantásticos.
Entre los paisajes podemos encontrar guanacos y otros animales autóctonos.

Si venís en invierno tenés la obligación de subir hasta la estación de esquí más famosa de la zona: Los Penitentes. Aunque no se puede esquiar esquiar, podés dar una vuelta en las telesillas y contemplar de nuevo el paisaje nevado y también tirarte en “culipatín”.

En resumen, visitar Mendoza es ver otra faceta de una Argentina que varias veces se centra en mostrar solo Buenos Aires y algo más.

En el blog también podés ver que hablamos del famoso Puente del Inca, del Cristo Redentor, cuál será el próximo análisis?

Publicado el Deja un comentario

PUENTE DEL INCA

Una de las bellezas más imponentes de Argentina y de Mendoza es indudablemente el «Puente del Inca».

Un fenómeno natural único en Sudamérica, que llamó la atención del mismísimo Charles Darwin  para investigarlo a finales del siglo XIX. Se trata de un puente de hielo petrificado sobre el Río Cuevas. En la zona hay varias fallas geológicas que funcionan como grietas por donde se filtra el agua de lluvia y de deshielo hasta alcanzar una gran profundidad. Por la alta temperatura del subsuelo, se calientan y la presión las devuelve a la superficie como aguas termales conteniendo una buena concentración de sales minerales y óxido de hierro. Por esto mismo todo lo que cubre el agua lo envuelve de ese color anaranjado tan característico. Algunos mendocinos suelen dejar distintos objetos cotidianos sumergidos durante varios días para petrificarlos y luego venderlos como recuerdos en los puestos de la ruta.

¿Cómo se formó el puente? La teoría indica que en la era posglaciar, todo el cauce del río se congeló. Esto produjo, que por causa de distintos aludes y desprendimientos se forme una fina capa de sedimentos y piedras que las propiedades minerales transportadas por el agua se encargaron de cementar formando una especie de puente una vez que el hielo se derritió. Desde épocas precolombinas, los originarios utilizaban esta tierra y el agua a las cual consideraban como medicinal, por ello se le adjudicó su nombre.

A principios del 1900 una compañía inglesa desarrollo el ramal del tren trasandino, una obra de ingeniería innovadora para la época. Puente del Inca fue una de sus estaciones. Con la llegada del ferrocarril, se instaló en 1925, un exclusivo hotel con complejo termal que alojaba a las personalidades más importantes de la alta sociedad. El hotel convivió con los vaivenes de las historia del país hasta que finalmente pasó lo que pasó.

El 15 de agosto de 1965 una tormenta desató un alud, uno de los más fuertes de la historia de Mendoza. Una ola de nieve y escombros sepultaron al hotel causando varias víctimas. De toda la tragedia, sola y milagrosamente se salvó la iglesia, que exceptuando algunos vidrios rotos no sufrió fallas estructurales y aún sigue en pie como prueba fehaciente de los mitos y leyendas que se crearon a su alrededor. Todo fue abandonado, dejando sin más cuidado las ruinas de los baños termales y del tren.

Puente del Inca en la actualidad

Publicado el Deja un comentario

¡Viví Mendoza de la mano de los que saben!

Conocé Mendoza, su historia, sus secretos y su gente. Mendoza se caracteriza por sus anchas veredas, grandes arboledas, sus acequias, fundamentales para cuidar el agua, sus fantásticos vinos y otras delicias regionales, y esto lo completa con un paisaje natural de montañas, ríos y valles coronados por la cordillera de los Andes.

Visitá bodegas, animáte al turismo aventura de montaña, y relajáte en un spa. El vino es nuestra bebida emblema, sé parte de una experiencia eno-gastronómica sin igual!

Mendoza es una de las principales ciudades del país y es Capital Internacional del Vino. Está ubicada al pie de las más altas montañas de la Cordillera de Los Andes, siendo el hogar del conocido techo de América, el Cerro Aconcagua. Es la puerta a descubrir increíbles paisajes e inolvidables excursiones que invita a reencontrarse con la naturaleza y por qué no, consigo mismo.

Queremos que disfrutes, queremos que te enamores de nuestra tierra, por eso te invitamos a vivir experiencias únicas durante todo el año, para que puedas vivir en familia o con amigos.

Tenemos actividades para todas las edades y gustos, no dudes en contactarnos!